Salvemos Fontcalent

Blog para la defensa de la Sierra de Fontcalent y su manantial

Archivo para la etiqueta “pgou”

Alicante recibe de fuera casi el doble de basura permitida por ley

En Fontcalent se trataron el año pasado 263.000 toneladas de residuos de otras ciudades.

Y el PGOU prevé un vertedero cinco veces más grande.

Alicante va camino de convertirse en un gran estercolero; al menos, en lo que se refiere a la acumulación de basuras, ya que en el último año, la planta de tratamiento de residuos de Fontcalent almacenó 263.000 toneladas de basuras procedentes de otros municipios, «cuando fue ideada para un máximo de 150.000 toneladas, según la ley», denunció ayer Carmen Sánchez Brufal, concejal del PSOE.

Fuente: 20 Minutos Alicante

Nuevas alegaciones al PGOU (mayo 09)

¡¡¡ MUY URGENTE !!!

Presenta estas alegaciones a la nueva versión del PGOU que el Ayuntamiento de Alicante aprobó provisionalmente el pasado 18 de abril. Ni esta nueva versión ni la anterior garantizan la adecuada protección de los valores ambientales, culturales y paisajísticos que concurren en el espacio configurado por la Sierra, el Saladar y las Lagunas de Fontcalent.

Escoge el modelo adecuado (para personas a título individual, para colectivos integrados en SALVEM FONTCALENT, para colectivos no integrados en SALVEM FONTCALENT), imprime dos ejemplares, rellénalos, fírmalos y llévalos al registro de la Gerencia Municipal de Urbanismo (Plaza de San Cristóbal) o al registro general del Ayuntamiento de Alicante (Plaza del Ayuntamiento) para que se queden un ejemplar y te devuelvan el otro ejemplar sellado.
RMOLINA18-SALVEM-FONCALENT
Foto: La Verdad

El último día del plazo legal establecido es el próximo jueves 28 de mayo de 2009. Este pequeño esfuerzo por tu parte puede ser muy importante para el futuro de FONTCALENT.

Descarga de Documentos:

Salvemos Fontcalent. Salvem Fontcalent!!

17 de Mayo: Fontcalent, la montaña herida

El próximo domingo 17 de Mayo tendrá lugar una marcha reivindicativa en el entorno de la Sierra de Fontcalent. La salida forma parte de las actividades englobadas en las “III Jornadas de la Ciudad”, organizadas por la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas (PIC), del 11 al 23 de Mayo de 2009.

En concreto, la marcha del día 17 es uno de "Los paseos de la PIC" y se convoca bajo el título "Fontcalent, la Montaña Herida".

La salida, organizada por Salvem Fontcalent en colaboración con la PIC, se ha convocado el domingo 17 de mayo a las 10 de la mañana junto a la puerta del cementerio de Alicante.

Visitaremos la fuente de Fontcalent (lo que queda de ella tras las obras del AVE) y su entorno, la zona de las canteras (la gran herida que sufre la sierra desde hace 30 años) y también la zona mejor conservada de la sierra, en la que podremos disfrutar de su paisaje, su flora y su fauna. Nos acercaremos a la Cueva del Humo, el yacimiento arqueológico más antiguo de la ciudad de Alicante, que incomprensiblemente el Ayuntamiento se niega a catalogar como elemento protegido.

OS ESPERAMOS!!!

Más info: http://pic-alicante.blogspot.com/

pic01

pic10

“Salvem Fontcalent” se presenta en el Club Información

El próximo lunes 2 de Febrero, la Plataforma Salvemos Fontcalent se presenta de forma oficial en sociedad con un acto en el Club Información (Av. Doctor Rico, 17, Alicante).

fonca_ayer_hoy-1-copy

Intervendrán en el evento:

  • Ángeles Cáceres como presentadora. Ángeles es escritora y periodista, además de vecina de la zona
  • Jaime Carbonell: descubrió y excavó la Cueva del Humo (pendiente de catalogar). Hablará de los valores de esa cueva y del amor que siente por ella.
  • José J.Tárraga Flores, vecino representante del movimiento ciudadano (hasta hace una legislatura miembro de la junta de Distrito nº 5) hablará de los valores culturales  de la zona y de la lucha de los vecinos en defensa de la Sierra de Fontcalent
  • Carlos Arribas: portavoz de Ecologistas en Acción y de la Colla Ecologista d’Alacant, que hablará de las explotaciones de áridos de la Sierra (canteras), su situación administrativa, impactos, etc.
  • Miguel Angel Pavón: portavoz de la Asociación de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante. El día 2 es el Día Mundial de los Humedales: hará una presentación sobre los humedales situados alrededor de la Serra de Fontcalent.
Os esperamos!!

Fontcalent ayer y hoy

Jaime Carbonell, un espeleólogo que ha realizado innumerables hallazgos en cuevas de Alicante, aparte de darnos una clase dificil de olvidar a la entrada de la cueva del Humo, nos ha proporcionado una foto sobre la que sobran las palabras… y faltan las lágrimas. Gracias Jaime.

fonca_ayer_hoy-1-copy

Promesa de Fontcalent

INFORMACIÓN 11-1-2009

MANUEL ALCARAZ RAMOS
De lo que hoy voy a hablarle ocurrió hace casi cuarenta años. Como suele suceder con las cosas importantes, he olvidado casi todos los detalles y conservo, además de mi imagen cautiva en una fotografía, el recuerdo grande, el hecho importante: una mañana solemne hice mi promesa como boy scout. Ya sé que para muchos desavisados esta es noticia sin sustancia, incluso una invitación a la broma. Pero no así, entonces y ahora, para miles de niños o adolescentes que en ese momento asumen, junto con el pintoresco derecho a llevar una pañoleta al cuello, su primer compromiso cívico.
Tal y como van las cosas no creo que sea, desde este punto de vista, asunto de chanza. Si evoco ahora ese hecho entiendo que a través de recovecos de la biografía y la conciencia, algo en mí quedó forjado por esa promesa, aunque sólo sea el recuerdo de una frase, de un objetivo señalado por el fundador del movimiento scout -quizá de vuelta de muchas cosas-: “dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontraste”. No es mucho, pero es que hay gente absolutamente dedicada a dejarlo peor o, al menos, a encontrar justificación o indiferencia para los actos que lo dejan peor, más feo, más triste. No pretendo que esa experiencia personal fuera vivida de manera idéntica por todos los que seguimos esa vía educativa: debería converger y combinarse con otros factores para que germinara en opciones de esas que atraviesan una vida, aunque sí que sé que para muchos de los que conmigo estaban esa mañana algo significó y hasta sigue significando.
Si le cuento esto hoy es porque ese gesto, ese compromiso, lo realicé arriba, en lo más alto de la montaña dura, seca y cortada de tiempo que es Fontcalent. Mirando a un Alicante que, desde allí, casi siempre es bruma: una ciudad constituida en la línea misma del horizonte. Podría haber hecho esa promesa en sitios más “bonitos”, pero no, en aquel momento, con más significado. Fontcalent era “nuestra” montaña: estaba naciendo el Grupo Lucentum en el colegio salesiano y pensar en campamentos en los Pirineos era un sueño aplazado para el futuro; ni siquiera, aún, habíamos practicado las cimas del Maigmó, de Aitana, de Bernia o del Benicadell, no habíamos elaborado nuestra geografía íntima de montañas desde las que se espera siempre ver el mar -¿no sería esa la condición última del alicantino?-. Pero Fontcalent -su entorno- había acogido nuestras primeras salidas. Porque estaba allí, porque estaba “aquí”. Por eso seguimos yendo, rodeándola, explorándola, subiéndola -hasta en una noche de San Pedro, a ver los fuegos artificiales….que no se veían-.
Evoco todo esto en días en el que el gas se convierte en arma y en que Palestina nos vuelve a quebrar el alma, porque me cuentan que Fontcalent está, ya, herida, muy herida. Hace tiempo que no subo, pero basta echarle miradas desde la lejanía, quizá en un atardecer rojo rabioso -Fontcalent es nuestro poniente- para advertir que el perfil no es el que era. La misma fuente que le dio nombre está marchita. Y se denuncian nuevas actividades enormemente agresivas con la montaña. El proyecto de PGOU no sólo no hace nada por remediar el asunto, sino que crea las condiciones para su agravamiento. Como suele sucedernos, no estamos siendo capaces de entender el valor profundo de nuestro territorio, de nuestros lugares que no sólo son piedras y matas de esparto, sino que son tardes y amaneceres, excursiones y recuerdos. Lugares que, en su pobreza de líneas, en la sencillez de su dibujo, en la escasez de su paleta de colores -variaciones, al fin, entre el gris y el azul-, albergan formas de vida esenciales. O que nos deberían parecer esenciales, pues nos son propias y no tenemos otras.
Quizá no vuelva a subir a Fontcalent, quizá me contente con ese recuerdo desvaído de una jornada de emoción infantil. Pero no quiero que me quiten mi montaña, no quiero que el egoísmo de algunos, la impericia de otros o la resignación de la mayoría me arrebaten el escenario de lo que fue un ilusión que me ha acompañado por toda mi existencia, siquiera sea como semilla de otras cosas. Quiero que sea posible para nuevos niños gozar de ese paisaje de Alicante, para que se les quede cosido en los ojos del alma. Al final, me parece, los alicantinos se van distinguiendo entre aquellos que aman su ciudad y su entorno y los que no lo hacen -y aquí incluyo desde los que consienten que se la quiebre cada día hasta los que, directamente, la odian practicando decisiones para alejarla de su devenir y su memoria-. ¿Pero será un pecado alentar todavía a ese amor en retroceso?

La casualidad ha querido que Daniel Jover, un gran amigo que, creo, estaba conmigo allí arriba, en Fontcalent el día de mi promesa, me mande hoy desde Barcelona un artículo de Jordi Borja, muy crítico con la evolución de las políticas urbanísticas en España y que comienza con una cita de Borges: “La ciudad nos impone el deber terrible de la esperanza”. Sea. Los esperanzados volverán hoy y otros días a recorrer los caminos de polvo y años que conducen a Fontcalent, esa montaña que necesita la ciudad. Ya verá usted: los enamorados de la destrucción, del solar, de la ruptura de los equilibrios de la vida, dirán que los esperanzados somos las gentes del no, las gentes que nos oponemos a todo. Digámosles que sí. Que nos oponemos a sus pesadillas de suelo comprado, a sus recalificaciones de los recuerdos y a sus fábricas de aridez. Digámosles que no con un sí a Fontcalent, grande como la sombra de Fontcalent cuando el sol se nos va. Y digámosles un no luminoso, como las rocas de Fontcalent cuando el sol está sobre el Benacantil, a sus fantasías de arrasamiento de la piedra y las promesas.

Manuel Alcaraz Ramos es profesor de Derecho Constitucional de la UA.

Y colorín, colorado…

…este cuento NO se ha acabado. Pero estuvo bien, muy bien:

conc002

Noticias sobre la concentración aparecidas en la prensa:

Firma la ALEGACIÓN para el nuevo PGOU

Si quieres, puedes imprimir y firmar dos ejemplares de la siguiente alegación (cada ejemplar debe estar impreso por las dos caras)

Si lo llevas el día de la protesta los recogeremos para entregarlos en el Ayuntamiento.

Descarga la que te corresponda, pon tu nombre y dos apellidos, domicilio y DNI o pasaporte y entrégala en el Registro del Ayuntamiento, preferiblemente antes del 17 de Enero, pero si no puede ser también puedes hacerlo después.

Patrimonio del alma

Artículo de Opinión aparecido en el Diario Información (edición digital), el día 9 de enero de 2009

(enlace a la noticia original)

Invierno, día festivo de mañanita. Los perros se echan fuera de la casa ladrando al oír ruido. En el costado de la sierra, junto al camino castigado por derrumbes de rocas que lleva a la cantera ilegal parada, un grupo colorista pedalea con sus bicis de montaña entre pinillos jóvenes, palmitos de esmeralda y matas de tomillo. Uno resbala y cae al suelo gritando ¡iiepa!, y por toda la ladera rebota el eco, ¡epaÉ epaÉ! Varios metros más arriba, haciendo equilibrios entre los escarpes de las escorrentías, un rebaño de cabras ramonea la maleza, abortando posibles incendios con su espontánea siega de yerbajos secos.

Una corona compacta de niebla embebe la cumbre de la sierra mimetizándola con el cielo de algodón: “la Fontcalent con sombrero, lluvia en El Rebolledo”, dicen por aquí. De la chimenea de enfrente brota un hilillo tenue de humo que se diluye en la blandura de la mañana. En el almendro grande una abubilla sacude el rocío de sus alas y despliega la cresta altiva, desperezándose. Cuatro tórtolas mayestáticas se alinean inmóviles sobre los cables del tendido eléctrico. Mil pajarillos se arrancan de pronto a piar, como si se hubieran puesto de acuerdo para recibir el día con una sinfonía perfecta. Los gatos de la vecina, con movimientos calmos, se congregan para beber en el cubo repleto del brocal del pozo. Por el barranco cruza en zig zag la flecha parda de un conejo.

En el frontal del porche el jazminero se viene abajo, todavía, de flores. Las rosas muertas del otoño han devenido docenas de botones de rojo suntuoso. Las mimosas, cubiertas de mínimas bolitas en agraz, anuncian una eclosión de oros. Los almendros acarician la mañana con la seda de sus flores oculta en los capullos prietos. La humedad me provoca escalofríos y entro a prender el fuego en la chimenea de la cocina, con unas patas rotas de silla vieja que todo el verano han estado al raso, para que el sol y la luna les comieran el barniz y pudieran arder limpiamente al llegar el invierno.

Como es fiesta, los habitantes del entorno rural nos dedicamos sin prisa a las labores propias de esta forma de vida. Uno se sube a una escalera para podar las ramas del árbol que le sombrea la casa en agosto. Otro se sienta en una silleta y empieza a desnudar de su primera costra, ya acartonada, la almendra recogida. Otro varea una olivera centenaria, a la que le ha dejado negrear en rama el fruto para aliñarlo con cebolla, pimentón, orégano y aceite. Otro fumiga con la machina sus pinos para traspasar las bolsas de procesionaria que este año, por las lluvias, han proliferado mucho.

En dirección a la planta de compostaje vuelan apretados bandos de gaviotas gandulas que han cambiado su dieta de peces por otra, más cómoda, de mierda. Al atardecer, de regreso a la costa con los buches repletos, romperán el orden militar de sus escuadrones espantadas por el planeo del gavilán de ojos agudos y garras certeras, y a veces por la sombra de la reina del viento, que se arrima hasta aquí desde su feudo de la Sierra del Águila. Croan, aunque sea invierno, las ranas de la balsa. Las culebrillas que con el calor se atreven a reptar hasta el porche buscando sombra se han replegado a hibernar en la espesura del diente de león que cubre el suelo, alfombrando las falsas pimientas que valsean en la brisa sus racimos colgantes de rubíes.

Dentro de muchas horas, cuando caiga la noche, se oirá lejano el gañido de la zorra, el sisear de la lechuza, el ulular del búho, el aullido de un perro que convoca a todos los perros del contorno para entonar un tristísimo canto de ancestros lobunos. Dentro de muchas horas, la oscuridad instaurará un silencio de paz y de equilibrio. Si el cielo ha roto en lluvia a lo largo del día, de la tierra mojada brotará a borbotones un poderoso olor a hembra preñada. Si las nubes han desaparecido, por detrás de la cumbre de la sierra irá asomando con lentitud el resplandor helado de la luna, y en el cielo reventará un estallido de estrellas brillantísimas, centinelas de la eternidad pregonando la estupidez del hombre, que se cree ombligo del mundo siendo una mota perdida entre galaxias que le precedieron durante millones de años, y que durante millones de años le sobrevivirán.

Invierno. Día festivo. Sierra de Fontcalent. Ésa a la que cualquier alicantino ha subido cien veces en día de mona, o en una excursión de colegio, o de la mano de su padre ya muerto, o a besar a su primera novia, o a escalar las rocas, o a recoger de amanecida las flores moradas del cantueso. Ésa a la que queremos salvar de la depredación, de la especulación, de los intereses privados, de la destrucción total a la que el nuevo PGOU la condena. Porque la Fontcalent, tan agredida ya que su supervivencia es dolor de agonía, es, también, el único pulmón que nos queda en Alicante. Y es patrimonio del alma de todos los alicantinos. Y por eso pasado mañana, domingo día 11, a las 11, nos vamos a congregar frente al Ayuntamiento: para pedir piedad. Para pedir que no nos arranquen la poca alma que todavía nos queda. Porque sin alma hay quien vive y muy bien, a la vista está; pero ¿saben?, piensa una que ésa no es una forma buena de vivir.

Medios que se han monstrado interesados en hacernos entrevistas

Además de la prensa (ver Noticias Relacionadas con la Concentración), radio y televisión se están mostrando interesados en difundir la iniciativa entrevistando a representantes de la Plataforma Salvem Fontcalent.

De momento:

Radio Nou

SER Alicante

Cadena COPE

Tele Alicante

Es de suponer que las entrevistas se realizarán en los proximos días. Sería bueno grabarlas para poder ponerlas luego en esta web. A ver si más medios responden!

Navegador de artículos